La parroquia de San Miguel Arcángel de Antequera con motivo de la fase 1 del proceso de desescalada del coronavirus informa que desde el pasado lunes 18 de mayo solo se celebrarán las eucaristías de los sábados a las 19.30 horas (suspendiendo la celebración parroquial de martes y jueves que tenían lugar antes de la pandemia).

Durante la fase 1 y 2 del proceso de desescalada, el aforo máximo permitido se ha establecido en 55 personas.

A fin de evitar aglomeraciones, el templo parroquial abrirá sus puertas los sábados a las 19.00 horas. Se entrará por orden de llegada siguiendo las indicaciones del personal voluntario en el templo. Las personas pertenecientes a grupos de riesgo están dispensadas de la asistencia a las celebraciones parroquiales, pudiendo seguir las celebraciones de los medios de comunicación.

Una vez completado el aforo, las puertas se cerraran. Todos los participantes deberán de hacer uso obligatorio de mascarilla y se recomienda el uso de guantes.

Para asistir al templo, se realizará la entrada por el lateral izquierdo. Antes de entrar se dispensará solución hidro-alcohólica y un voluntario indicará donde debe sentarse. Se irán sentando desde los primeros asientos hacia los últimos, al salir se hará por el lateral derecho y en orden inverso al de entrada.

Durante la celebración, no habrá cantos, la paz se sustituirá por un gesto y las palabras, la comunión se hará en mano donde esté ubicado el fiel, por lo que no tendrán que desplazarse hacia el altar mayor. Al finalizar la celebración, se ubicará una canastilla en la puerta de salida para que quien lo desee, pueda realizar su donativo.

Estas semanas, no habrá celebraciones de sacramentos de bautismo, confirmación ni matrimonio hasta nuevo aviso. Para el sacramento de la penitencia y unción de enfermos, los interesados deberán de contactar con el párroco.

Semanalmente, feligreses voluntarios se encargarán de las labores de limpieza del templo a fin de garantizar la desinfección antes de cada celebración.

En palabras de don Tomás Perez, quiere trasladar “un mensaje de tranquilidad, siendo sabedores que se están aplicando todas las medidas oportunas para garantizar la participación en nuestras celebraciones”. Finalmente, el párroco hace un llamamiento a la oración por los enfermos y fallecidos a causa de esta pandemia. “En momentos así, debemos seguir demostrando la fortaleza de nuestra fe”, afirma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here