El pasado viernes 24 de julio, el general jefe de La Legión, Marcos Llago, visitó la capilla de la Congregación de Mena tras su regreso a España, al culminar con éxito el cometido militar español en el país de Oriente Próximo

El contingente legionario que ha permanecido durante los últimos meses en misión de paz en el Líbano ha culminado su cometido con éxito y ha regresado esta pasada semana a España. Tras ello, uno de los primeros actos previstos para estos días, fue el pasado viernes por la mañana en la capilla de la Congregación de Mena.

El general jefe de La Legión, Marcos Llago, acompañado de los coroneles jefes del III y IV Tercio, Pablo Gómez y Francisco García-Almenta, respectivamente, hicieron entrega al hermano mayor de Mena, Antonio de la Morena, de la réplica del Cristo de la Buena Muerte y Ánimas en bronce; así como de la correspondiente capilla portátil que les ha acompañado a los legionarios durante su estancia en el país de Oriente Próximo.

Durante el acto, asistió una representación de la junta de gobierno y el consejo de la congregación; además, el sacerdote legionario, Eloy Fraile, rezó y agradeció ante  los Sagrados Titulares que los militares hayan regresado sanos y salvos tras su encomienda.

Para finalizar la visita, el general Llago ofreció una placa como recuerdo del centenario fundacional de La Legión, efeméride que se está celebrando este año a la Congregación de Mena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here