La Archicofradía del Rosario de Antequera celebró durante la semana pasada diferentes cultos en torno a la Copatrona de la ciudad, solicitando su protección y ayuda.

Los cultos se llevaron a cabo desde el lunes hasta el viernes. Cada día, a las siete de la tarde se abrieron las puertas de su capilla, lugar de oración y ofrenda floral durante todo el confinamiento, para realizar a las ocho de la tarde la oración del Santo Rosario y ejercicio de novena, la cual ha llegado a su décima desde el inicio del estado de alarma.

Para finalizar la semana de cultos especiales, el viernes tras la oración del Santo Rosario, se celebró una misa de acción de gracias y por el eterno descanso de las víctimas de Covid-19.

El Arcipreste de Antequera, don Antonio Fernandez, fue el encargado de celebrar la Eucaristía, mientras que el músico antequerano, Jose Antonio Morales, acompañó al órgano en los pasajes de la ceremonia.

Como novedad, la corporación cofrade retransmitió cada día el rosario y novena, así como la Eucaristía vía streaming desde las diferentes redes sociales de la Archicofradía. De esta forma, intentaron acercar la devoción a la Virgen del Rosario a personas que no podían acercarse al templo o se encuentran lejos.

En palabras del Hermano Mayor de la Archicofradía a nuestro medio, Pablo de Rojas nos indica que gracias a la participación en el encuentro anual andaluz de advocaciones del Rosario, han notado que miembros de otras localidades que conocen de esos encuentros han podido participar via online de estos cultos.

De esta forma, la ciudad volvió a acercarse hasta Nuestra Señora del Rosario para pedir su protección ante otra epidemia, como hace siglos ocurrió cuando la epidemia de peste. Cabe recordar que fue precisamente durante los mismos días del mes de junio pero hace más de trescientos años cuando la Sagrada Imagen salió a procesionar en rogativas y la pandemia cesó, con la anécdota de haber tenido durante todo su recorrido una paloma blanca en sus andas, la cual desde entonces ha sido representada en cuadros y exvotos en honor a Nuestra Señora en la localidad.

Para la ocasión, las celebraciones tuvieron lugar en su capila, dónde junto a su camarín se dispusieron sus dos faroles procesionales, uno de ellos con la Sagrada Imagen de Santo Domingo en su interior. Asimismo, el exvoto de la epidemia de peste estuvo acompañado de ornato floral y del último exvoto recibido durante el confinamiento por la corporación cofrade, de forma anónima, de un curado de coronavirus tras pasar tiempo en el interior de la UCI en Antequera.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here